El tabaco multiplica por 2,4 la mortalidad en los diabéticos

La diabetes no es un factor disuasorio en el tabaquismo, ya que quienes la padecen no suelen ligar los hábitos de vida con los del cuidado de esta enfermedad, con lo que puede observarse que las cifras de fumadores entre diabéticos es similar a la de los pacientes que no tienen diabetes.

Sin embargo, José Antonio Álvarez Díz, endocrinólogo en el Hospital San Agustín, ha advertido sobre el peligro de la nicotina, una sustancia sumamente adictiva que "tras una calada llega en siete segundos a las neuronas".

El diabético fumador, según han podido observar este doctor, es reacio a dejar el hábito porque interpreta que, además de la comida, "se le quita algo más". A este peligro se suma el efecto multiplicador, ya que según explica, "si un diabético ya tiene más riesgo de morir que una persona normal, el tabaco multiplica por 2,4 esta mortalidad".

El tabaco estropea la "cerradura" de la insulina, que es la "llave" del cuerpo para regular la glucosa, ha explicado en doctor, quien ha reordado que "el tabaco mismo es una causa de diabetes".

"Hace falta más tratamiento, más fármaco e insulina para controlar la diabetes", ha reiterado Álvarez Diz, quien ha afirmado que "fumar, complica las arterias, grandes y pequeñas, y el riñón, entre muchas otras, convirtiéndose en un factor de riesgo modificable, que es fundamental tratar y prevenir".

No fumar prolonga la calidad y expectativa de vida y disminuye los daños renales, en ojos y nervios. "Tanto a nivel social como personal, dejar de fumar es una medida económica", ha concluido.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS