Apple, Google y Amazon apuestan por desarrollar tecnología de vanguardia para la diabetes

Las start-ups han llegado para cambiar el mundo a través de la tecnología de vanguardia; pero cuando se trata de tecnología médica, también algunas de las marcas más renombradas en Silicon Valley están a punto de hacer precisamente eso.

Apple, Google y Amazon han anunciado o están informando que están desarrollando tecnología de vanguardia para el control de la diabetes, una de las enfermedades crónicas de más rápido crecimiento, que afecta a más de 420 millones de personas en todo el mundo.

Los expertos dicen que estamos en el amanecer de una nueva era de la tecnología de vanguardia personal debido a la variedad de enfermedades crónicas, que incluye a la diabetes, a las enfermedades del corazón y la hipertensión.

Realmente no es una sorpresa que viéramos a compañías como Apple y Google centrándose en esto”, ha explicado Mike Matson, analista senior de la firma de inversiones Needham & Co, que ha afirmado que estas compañías “siempre están buscando nuevas oportunidades para el crecimiento y el campo de la salud es un gran mercado“.

Controlar una condición crónica puede depender de un fácil acceso a los datos. En este sentido, el especialista ha dicho que “si eres un Google o Apple, sabes cómo administrar los datos”.

El último desafío relacionado con la diabetes que se anunciará dentro de poco es el Alexa Diabetes Challenge, que se centra en encontrar formas para que el altavoz inteligente Amazon Echo, y su asistente digital Alexa, ayude a las personas con diabetes tipo 2 a vivir vidas más saludables.

El desafío Alexa cuenta con un premio de 125.000 dólares para quien presenta la mejor aplicación de diabetes para el Amazon Echo, así como 25.000 dólares para cada uno los cinco finalistas. La financiación está siendo proporcionada por la compañía farmacéutica Merck, fabricante de los medicamentos para diabéticos como Januvia y Janumet.

No sorprende que, para la industria tecnológica, el concurso tenga un ritmo muy rápido. La fecha límite para las presentaciones fue el mes pasado. Los finalistas serán anunciados en julio. Las demostraciones de las aplicaciones seleccionadas se llevarán a cabo en septiembre y el ganador del gran premio será anunciado en octubre. Por lo tanto, es totalmente posible que las personas con diabetes pueden estar utilizando algunas de estas aplicaciones a finales de año.

Una portavoz de Amazon no quiso hacer comentarios. “Hay mucha información disponible para la gestión de la diabetes”, ha explicado Sara Holoubek, directora ejecutiva de Luminary Labs, una consultora de Nueva York que organiza el Alexa Diabetes Challenge en nombre de Merck y Amazon. Para obtener esa información, el control de voz de Alexa es la clave.

Mientras que alguien recién diagnosticado con diabetes tipo 2 podría no saber dónde empezar en la investigación y el control de la enfermedad, sin embargo puede hacer preguntas básicas a Alexa que puede ayudar a que la gente vaya por el buen camino en el uso de esta tecnología de vanguardia. “Normalmente se le preguntarían determinadas cosas al endocrinólogo o educador de diabetes, así que Alexa podría ser como tener un educador en casa”.

Otras ideas pasan por que una persona con diabetes tipo 2 podría pesarse en una báscula inteligente, que transmitiría los datos al Eco. El monitor de glucosa en sangre de la persona haría lo mismo imaginando que la persona le pregunta a Alexa si estaría bien comer algunas patatas fritas. Alexa teóricamente sería capaz de calcular el efecto que esto podría tener en su azúcar en la sangre. Así, el sistema sería capaz de sugerir cuánta actividad sería necesaria para equilibrar las cosas o, mejor aún, llegar a una merienda más saludable.

Sería impresionante si se pudiera simplemente preguntar a Alexa cuál es el nivel de azúcar en la sangre, si estoy dando vueltas por la casa sin mi reloj, o si estoy en peligro de que mi nivel de azúcar baje demasiado. Tambien sería genial si se pudiera preguntar a Alexa cuántos carbohidratos hay en un plato de espagueti carbonara, o incluso calcular la dosis de insulina antes de una comida. Desde luego, sería una auténtica tecnología de vanguardia.

En este sentido, Alexa Diabetes Challenge ofrece una clara indicación de que la industria de tecnología de vanguardia está llevando los límites más allá.

Apple también está ocupado en este frente, pero, como de costumbre, la compañía mantiene sus cartas muy escondidas. De acuerdo con recientes informes que se han filtrado, la compañía de Cupertino estaría dedicando recursos significativos y mucho dinero a dar a su Apple Watch la capacidad de monitorear el azúcar en la sangre sin un sensor que se insertae debajo de la piel. Otros lo han intentado y no han logrado esta hazaña, por lo que si Apple llega a conseguirlo, representaría un gran avance en el cuidado de la diabetes.

Según algunos informes, la compañía tiene docenas de investigadores biomédicos tratando de medir el azúcar en la sangre usando sensores ópticos, tal vez implantados dentro de la banda del Apple Watch. Los sensores emitirían una luz a través de la piel que proporcionaría lecturas de una manera indolora, no invasiva.

Por su parte, la compañía matriz de Google, Alphabet, anunció el año pasado que su filial de ciencias de la vida, Verily, se asoció con la compañía farmacéutica francesa Sanofi en una empresa conjunta de 500 millones de dólares destinada a mejorar el cuidado de la diabetes. Verily tiene una sociedad separada con la farmacéutica británica GlaxoSmithKline.

Entre las numerosas tecnologías que está persiguiendo, destaca una lente de contacto elegante que supervisaría niveles de azúcar de sangre. Está siendo desarrollado conjuntamente con la compañía farmacéutica suiza Novartis. El mercado mundial para el cuidado de la diabetes tendrá un valor de 35.500 millones de dólares en 2024, según Grand View Research, y esto representa una oportunidad de negocio natural para cualquier persona en el espacio de la tecnología de la información.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS