Los peligros de conducir con diabetes

El tratamiento con insulina o antidiabéticos orales que deben seguir los diabéticos, puede tener algunas repercusiones en el sistema nervioso que podrían derivar en complicaciones microvasculares o problemas de visión como cataratas o glaucomas en el mejor de los casos o, lo que es peor, podrían producir hipoglucemias o bajadas de nivel de azúcar en sangre que en el caso de estar conduciendo pueden provocar mareos, desorientación, falta de concentración, trastornos de coordinación e incluso pérdida de conciencia.

Por todos esos motivos, los diabéticos tienen un riesgo de sufrir accidente de tráfico más elevado que la media. Según un estudio de Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., la prevalencia de este trastorno es del 14 % y, entre quienes la padecen; mientras que la Dirección General de Tráfico publicó un estudio en 2014 en el que se comparó el riesgo de accidente de tráfico de pacientes con diabetes en relación con la población general, en el que el riesgo relativo osciló entre un 12 y un 19 % más.

El factor que se asocia a este mayor riesgo de accidente son los antecedentes recientes de hipoglucemia severa, independientemente del tipo de diabetes o del tratamiento farmacológico que se utilice; y aunque los especialistas reconocen que cada caso es distinto, defienden que como grupo, los diabéticos deben prestar especial atención a la hora de conducir.

Cuenta el diario ABC que la inadecuada respuesta al tratamiento, su comorbilidad -alteraciones de la visión y neuropáticas que afectan a la movilidad y sensibilidad, y trastornos cardiovasculares- o la frecuente aparición de hipoglucemias, comprometen la capacidad para conducir con seguridad, lo que no significa que las personas que padezcan esta enfermedad no puedan conducir, sino que deben reconocer los síntomas y realizar un buen seguimiento.

La DGT ha difundido entre los conductores diabéticos una serie de consejos para que esta enfermedad no afecte a su seguridad en la carretera. Estos son:

- Realizar controles antes de iniciar el viaje y no conducir si los niveles de glucosa son demasiado bajos.

- Aprendera conocer los síntomas de hipoglucemia (temblor, sudoración o palpitaciones, entre otras) y evitar las circunstancias que lo producen (respetar los horarios de descanso, comida y medicación).

- Llevar siempre en el coche alimentos ricos en hidratos de carbono como galletas, caramelos o zumo de frutas, entre otros.

- En los viajes, proteger la medicación tanto del frío como del calor.

- Extremar la precaución al conducir tras los cambios de dosis o de tratamiento, hasta que no se tengan controlados los niveles de glucosa en sangre.

- Si se ha tenido un nivel de azúcar en sangre tan bajo que ha llegado a causar desmayo, si se ha necesitado una inyección de glucagón o si se han tenido muchos incidentes por el nivel de azúcar en sangre, es necesario consultar con el médico.

- No consumir bebidas alcohólicas si se va a conducir.

- En viajes largos, evitar situaciones de tensión, procurando ir acompañado y haciendo pausas frecuentes.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS