La escasez de horas de sueño aumenta el riesgo de padecer diabetes

Dormir pocas horas por sistema tiene efectos inmediatos como el cansancio o un menor rendimiento mental, pero también puede llegar a tener consecuencias negativas para la salud que son menos evidentes, como es el hecho de que incrementa el riesgo de desarrollar diabetes, según un estudio publicado por un grupo de investigadores estadounidenses tras analizar los resultados de experimentos llevados a cabo con voluntarios.

Coincidiendo con el Día Mundial del Sueño, que se celebra el 16 de marzo, expertos de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) han explicado lo que se conoce sobre los efectos del descanso nocturno en el uso del azúcar dentro del cuerpo humano a la vez que han recordado la necesidad de dormir suficientes horas con la máxima calidad posible.

"Según indica el estudio, tenemos muchos datos que nos dicen que las personas a las que se ha privado de dormir en condiciones experimentales, han desarrollado resistencia a la insulina", ha afirmado Diego Redolar, neurocientífico e investigador del grupo Cognitive NeuroLab de la UOC.

Por su parte, Marta Massip-Salcedo, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC ha detallado que "la insulina es como una llave que abre la cerradura de las células para hacer entrar el azúcar. En la resistencia a la insulina, que se produce cuando tenemos niveles demasiado altos de esta hormona de forma persistente, la llave deja de encajar perfectamente en la cerradura, no entra suficiente glucosa en las células y estas se quejan y piden más", y para compensarlo, el páncreas, el órgano que fabrica la insulina, secreta más "para que puedan abrirse más puertas, aunque sea de forma parcial, y acabe entrando la glucosa necesaria en las células", ha continuado la experta.

La resistencia a la insulina es uno de los motivos por los que la obesidad causa diabetes; y a su vez, la falta de sueño favorece la obesidad. Todo está muy ligado, pero, como subraya Redolar, todavía no se conoce exactamente por qué la falta de horas de sueño fomenta la resistencia a la insulina.

Lo que sí se sabe es que hay una parte del cerebro que es protagonista, de tal manera que "cuando una persona no duerme, se activan los circuitos neuronales de la vigilia. Entre estos circuitos está el hipotálamo lateral, que tiene un grupo de neuronas, llamadas orexinérgicas, que cuando se activan promueven no solo la vigilia sino también la ingesta, al tiempo que ralentizan el metabolismo", ha remarcado Redolar.

Además, se investiga el papel que tienen hormonas como la cortisona, que interviene en la regulación de los procesos metabólicos que conducen al consumo de energía almacenada, por lo que incrementa los niveles de glucosa en la sangre; la leptina, responsable de la sensación de saciedad; o la grelina, que estimula el apetito.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS