Descubren el mecanismo por el que perder peso previene la diabetes

Una nueva investigación presentada en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), que se celebra estos días en Berlín, muestra un hallazgo que desafía el consenso médico actual de que la función de las células beta se pierde irreversiblemente en las personas con diabetes tipo 2.

El estudio dirigido por el profesor Roy Taylor, de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, proporciona más evidencia de que la pérdida de grasa alrededor del hígado y el páncreas es clave para la remisión de la diabetes tipo 2, pero sugiere que la remisión solo puede lograrse si mejora la función de células beta pancreáticas para que puedan reiniciar su producción de insulina.

El ensayo DiRECT incluyó a 298 adultos de entre 20 y 65 años que habían sido diagnosticados con diabetes tipo 2 en los últimos seis años. El estudio, publicado en la revista especializada The Lancet, examinó un nuevo programa de control de peso que consiste en una dieta baja en calorías (825-853 kcal/día durante 3-5 meses), seguida de la reintroducción de alimentos saludables y apoyo a largo plazo para mantener la pérdida de peso.

Los respondedores habían estado viviendo con diabetes tipo 2 durante menos tiempo que los no respondedores; y los resultados mostraron que casi la mitad de los participantes que siguieron el programa de control de peso lograron la remisión de la diabetes al año en comparación con el 4 % en el grupo de control.

Cuenta el portal Redacción Médica que en este nuevo estudio, el profesor Taylor y sus colegas investigaron exactamente cómo la pérdida de peso puede poner en remisión a la diabetes tipo 2 y por qué funciona para algunas personas y no para otras.

Examinaron el contenido de grasa en el hígado y el páncreas, y la función de las células beta en un subconjunto de 58 participantes de DiRECT, incluidos 40 respondedores (personas en remisión) y 18 no respondedores (personas que no estaban en remisión) durante 12 meses. Los respondedores habían estado viviendo con diabetes tipo 2 durante menos tiempo que los que no respondieron.

Durante el periodo de estudio, ambos grupos perdieron una cantidad similar de peso (16,2 kilogramos para los respondedores frente a 13,4 kilogramos para los que no respondieron), lo que condujo a reducciones similares en el contenido de grasa en el hígado y el páncreas y concentraciones promedio de triglicéridos. Sin embargo, solo los respondedores mostraron una mejoría temprana y mantenida en la función de las células beta.

Tras perder peso, las células beta de las personas en remisión comenzaron a funcionar correctamente otra vez, pero no hubo ningún cambio en la cantidad de insulina producida por los que no respondieron.

"Nuestros hallazgos sugieren que cuanto más tiempo haya vivido alguien con diabetes tipo 2, es menos probable que la función de su célula beta mejore", ha explicado el profesor Taylor, quien ha añadido que "el mensaje clínico es claro: el nuevo enfoque de pérdida de peso efectiva debe ser recomendado para todas las personas con diabetes tipo 2, especialmente en el momento del diagnóstico".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS