Demuestran la importancia de la dieta mediterránea en adultos con diabetes

Dos nuevos estudios vuelven a probar el valor para la salud de la dieta mediterránea. Realizados en personas con diabetes tipo 1, los expertos apuntan unos hábitos más saludables en estos pacientes y señalan la necesidad de promover las mismas conductas en la población general. Los resultados también concluyen que vivir fuera de las grandes ciudades se asocia con mejores patrones dietéticos. 

Científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Lleida (IRBLleida), del Germans Trias i Pujol (IGTP) de Badalona y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) han demostrado que los pacientes adultos con diabetes tipo 1 poseen hábitos alimentarios más saludables y una mayor adhesión a la dieta mediterránea que los sujetos no diabéticos.

El estudio, publicado en la revista European Journal of Nutrition, relaciona dicha adherencia con este tipo de pacientes en una investigación que también ha valorado de manera positiva la realización de actividad física por parte de personas con diabetes. Además, la investigación muestra la influencia de la residencia en el seguimiento de la dieta mediterránea, puesto que los pacientes residentes en zonas no urbanas muestran un mejor patrón dietético.

La primera autora del artículo, Minerva Granado-Casas, ha explicado que esta investigación es un avance al demostrar “la importancia de realizar una adecuada educación nutricional en la población para aumentar la adherencia a la dieta mediterránea, tanto en pacientes diabéticos como en población sana, en la prevención de la aparición de enfermedades cardiovasculares”.

El estudio comparativo se ha llevado a cabo de manera observacional, sin intervenir, con 262 personas con diabetes tipo 1 y 254 personas sin diabetes, de dos centros hospitalarios diferentes: el Hospital Universitario Arnau de Vilanova y el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol. A pesar de esto, los investigadores concluyen que haría falta una investigación adicional en este campo y en la identificación de estrategias para mejorar la adhesión de los pacientes con diabetes tipo 1 a una dieta sana.

Otro artículo realizado por investigadores del IRBLleida y el IGTP y publicado en la revista Nutrients apunta hacia un posible efecto preventivo de la elevada ingesta de grasas monoinsaturadas, como el ácido oleico, y la vitamina E sobre la retinopatía en los pacientes con diabetes tipo 1. Este tipo de retinopatía se produce por lesión de los pequeños vasos sanguíneos de la retina. En este caso, se analizaron 103 casos de personas con diabetes y con retinopatía diabética y 140 casos de personas con diabéticas sin retinopatía diabética.

Ambos artículos relacionan la importancia de la dieta en pacientes con diabetes y la necesidad de seguir reuniendo evidencias en este sentido. “Hemos demostrado que las personas con DT1, en las que se realiza una educación nutricional, realizan una dieta más saludable, y esto los aporta importantes beneficios. Por lo tanto, habría que implementar programas para conseguir los mismos resultados en la población general”, ha añadido Dídac Mauricio, líder de la investigación.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS