40 millones de diabéticos podrían quedarse sin insulina en 2030

Dentro de diez años habrá casi 80 millones de personas en el mundo con diabetes que necesiten insulina, pero no todas tendrán el acceso a esa hormona que les permita controlar la enfermedad, lo que llevaría a sufrir serios problemas que podrían derivar en la muerte.

Un estudio publicado en el diario médico The Lancet avisa del problema que puede aparecer y que, sobre todo, afectaría a las regiones de África, Asia y Oceanía. Los investigadores aseguran que se debe mejorar el acceso a esta sustancia debido al aumento de casos en todo el mundo y que suele estar provocado por problemas de obesidad, inactividad física y una dieta inadecuada.

El profesor de medicina de la Universidad de Stanford que ha liderado el estudio, el doctor Sanjay Basu, ha reconocido que estas estimaciones “sugieren que los actuales niveles de acceso a la insulina son inadecuados en comparación con las necesidades proyectadas, particularmente en África y Asia, por lo que se deben dedicar más esfuerzos para superar el desafío que se avecina”.

El equipo de investigadores ha explorado hasta dónde aumentarán los casos de diabetes en la próxima década, de tal manera que puedan predecir cuánta insulina se necesitará. Y los resultados no son halagüeños: “Naciones Unidas tiene el compromiso de garantizar el acceso universal a los medicamentos para la diabetes, pero en gran parte del mundo la insulina es escasa”, por lo que no todos los pacientes la pueden conseguir.

La producción mundial de insulina está en manos de 3 proveedores y es un tratamiento caro. Todas las personas con diabetes de tipo 1 y algunas de tipo 2 necesitan insulina, pero no todos los que la necesiten podrán conseguirla, según el estudio realizado entre más de 220 países.

Los datos revelan que los enfermos de diabetes aumentarán de 406 a 511 millones en todo el mundo en sólo 12 años, casi un 30 % más, aunque afortunadamente sólo una parte de ellos, en torno a 79 millones, necesitarán tratarse con insulina. La mitad, casi 40 millones de personas, no podrían conseguirla.

Los expertos han mostrado su preocupación por el que es uno de los mayores males de los ambientes urbanos. El estudio destaca que la producción mundial de insulina está en manos de 3 proveedores y que es un tratamiento caro. Según el doctor Basu, “a menos que los gobiernos tomen iniciativas para conseguir que la insulina esté disponible y al alcance de todos, su uso estará cada vez más lejos de las cifras óptimas que deseamos”.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS