Juzgan a una diabética por asesinar presuntamente a su marido con insulina

audienciaalicanteLa sección tercera de la Audiencia Provincial de Alicante ha juzgado a una vecina de Aspe, para la que el fiscal pedía 29 años de cárcel por intentar presuntamente asesinar a su marido en 2007 al suministrarle la medicación que ella misma tomaba para la diabetes en un vaso de leche, propósito que en junio de 2010 consiguió al inyectarle la insulina mientras la víctima dormía, según recoge el fiscal en su escrito de acusación.

Los hechos se produjeron el 30 de marzo de 2007 en el domicilio familiar que la procesada, afectada de diabetes, compartía en Aspe con su marido y sus hijos. Tras una discusión familiar, la acusada supuestamente disolvió en un vaso de leche varios comprimidos de un medicamento que ella tomaba para su diabetes y se lo ofreció a su esposo con la presunta intención de acabar con su vida.

La ingesta de la medicación provocó al hombre una hipoglucemia grave que precisó su ingreso en urgencias del Hospital General de Alicante hasta el 25 de abril de 2007. La administración de este compuesto podría haber causado un riesgo para la vida del paciente, quien, gracias al tratamiento médico no sufrió secuelas por estos hechos.

El escrito acusatorio del ministerio público recoge que tres años después, sobre la 1.15 horas del 28 de junio de 2010, la procesada con "idéntica intención" de acabar con la vida de su marido, supuestamente aprovechó que éste dormía para inyectarle tres bolígrafos llenos de insulina de su propio tratamiento.

El hombre se despertó en ese momento y, al ver a su mujer en la cama, le preguntó qué hacía, pero ella presuntamente le puso una almohada sobre la cabeza. Uno de los hijos de la pareja acudió al oír los gritos de la víctima y les pidió que se calmaran. Al día siguiente, cuando los hijos se percataron de que su padre no se levantaba a la hora de la comida, avisaron a una ambulancia, que lo trasladó al Hospital de Elche, donde quedó ingresado en la UCI en estado de coma no estructural asociado a hipoglucemia grave.

Posteriormente, tras ser estabilizado, fue diagnosticado de coma vegetativo persistente, hasta que falleció en febrero de 2011. En la vista oral el fiscal pidió para la procesada una pena de 29 años de prisión, once de ellos por un presunto intento de asesinato, y otros 18 años por el asesinato, al considerar que concurre la agravante de parentesco. Los hijos, por su parte, no reclamaron ninguna indemnización.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS