Un antidiabético podría servir para tratar el cáncer de mama

Por primera vez, una paciente española con cáncer de mama va a recibir un fármaco antidiabético (metformina) para tratar de controlar su tumor. Será en el marco de un ensayo clínico pionero que trata de demostrar el valor de este medicamento contra un subgrupo específico de cánceres de mama, los llamados HER2 positivos.

El Instituto Catalán de Oncología (ICO) ha iniciado de esta manera el ensayo 'Metten' que probará la eficacia del antidiabético combinado con otros tratamientos antitumorales, como la quimioterapia y trastuzumab, en estos casos de mama agresivos y de mal pronóstico.

Algunos tumores, como el de mama, presentan alteraciones moleculares similares a las que se observan en enfermedades del metabolismo bien conocidas como la obesidad y la diabetes; por lo tanto los fármacos, contra éstas podrían ser útiles también para combatir el cáncer.

En este ensayo, diseñado y coordinado por el ICO Girona, participarán 16 hospitales de toda España que esperan reclutar más de 200 mujeres con cáncer de mama HER2-positivo.

El estudio pretende analizar el efecto que produce la administración combinada de metfomina con una terapia antitumoral basada en trastuzumab (principio activo de Herceptin), antes de la cirugía en pacientes con este diagnóstico. En los tumores llamados HER2 positivo, este gen está sobreexpresado en la superficie de las células malignas, una característica que le confiere elevadas tasas de mortalidad.

El objetivo principal del trabajo es valorar si añadir metformina al tratamiento estándar que se realiza antes de la cirugía en estos casos aumenta la tasa de respuesta de las pacientes.

Un segundo objetivo es evaluar si el fármaco aumenta el intervalo de tiempo que transcurre desde el tratamiento hasta la posible reaparición de la enfermedad. Este llamado 'tiempo a la progresión' depende en gran medida de la presencia de las denominadas células madre tumorales, el 'núcleo duro' del tumor, que son bastante resistentes no sólo a los tratamientos convencionales sino a las nuevas terapias como el propio trastuzumab.

"Las células madre iniciadoras del cáncer de mama resistentes a trastuzumab son, por el contrario, extraordinariamente sensibles a la inhibición del metabolismo bioenergético impuesta por la metformina", ha subrayado Javier Menéndez, uno de los impulsores del estudio.

Cuenta el diario El Mundo que este estudio es parte de la estrategia terapéutica denominada "reposicionamiento de fármacos anti-metabólicos", que se ha puesto en marcha en el ICO Girona los últimos años. El reposicionamiento de fármacos consiste en utilizar un medicamento para otras indicaciones terapéuticas de aquellas para las que fue aprobado por las autoridades sanitarias. La ventaja de esta estrategia respecto al diseño de nuevos fármacos es que el fármaco escogido puede ser rápidamente evaluado en un ensayo clínico.

En el caso del cáncer, esto permite, además, aumentar y diversificar el arsenal de fármacos anti-tumorales que hay disponibles en la actualidad.

En el año 2005 aparecieron los primeros datos que mostraban que las mujeres que tomaban habitualmente metformina, un medicamento recetado habitualmente para regular los niveles de insulina y glucosa en pacientes con diabetes tipo 2, tenían una incidencia de cáncer de mama significativamente más baja que el resto.

Estudios posteriores han llegado a cifrar esta reducción del riesgo en un 60 % e, incluso, han indicado que además de prevenir la aparición del cáncer de mama, la metformina también puede dificultar su progresión una vez ha aparecido. Estudios previos del grupo del ICO Girona han demostrado que la metformina es capaz de reducir muy significativamente los niveles de expresión y actividad del oncogén HER2.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS