Una nueva clasificación de la diabetes en cinco tipos, para el diseño de tratamientos más personalizados

Actualmente los casos de diabetes se clasifican en dos tipos, pero una investigación liderada por el Centro de Diabetes de la Universidad de Lund (Suecia) apuesta por la existencia de cinco categorías de esta enfermedad.

Esta nueva clasificación, publicada en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology, podría ayudar a elegir con más precisión el mejor tratamiento para cada paciente, en función de los síntomas que presente.

Mientras la incidencia de diabetes no deja de aumentar en todo el mundo, los médicos la siguen diagnosticando utilizando criterios que no se han actualizado desde hace veinte años y que se basan fundamentalmente en medir los niveles de azúcar en sangre.

"Diagnosticar la enfermedad con mayor rigor podría aportar valiosas pistas sobre cómo se desarrollará a lo largo del tiempo, lo que podría ayudar a predecir y tratar las complicaciones antes de que se desarrollen”, ha afirmado Leif Groop, director de la investigación y miembro del Instituto de Medicina Molecular de Finlandia, quien ha destacado que “el tratamiento temprano de la diabetes es crucial para prevenir complicaciones que pueden acortar la vida. Diagnosticar la enfermedad con mayor rigor nos podría aportar valiosas pistas sobre cómo se desarrollará a lo largo del tiempo, lo que podría ayudar a predecir y tratar las complicaciones antes de que se desarrollen”.

Según la clasificación actual, la diabetes de tipo 1, que se desarrolla generalmente en la infancia, se produce cuando el cuerpo no genera suficiente insulina para regular la glucosa, debido a que el sistema inmune ataca por error las células del páncreas que producen la hormona y las destruyen.

En la diabetes de tipo 2, en cambio, lo que ocurre es que el cuerpo se vuelve resistente a la insulina, de forma que, por mucho que se esfuerce el páncreas, la hormona no logra mantener bajo control los niveles de glucosa. Este tipo, que constituye entre el 75 y el 85 % de los casos de diabetes, suele producirse en edades avanzadas y se asocia al sobrepeso y a la obesidad.

Según los nuevos datos, existirían cinco tipos de diabetes, tres graves y dos leves. Uno de los graves equivaldría a la actual diabetes de tipo 1; mientras que el resto corresponderían a lo que hoy se conoce como diabetes de tipo 2.

La investigación se ha basado en el estudio de 14.775 pacientes adultos de Suecia y Finlandia a los que recientemente se había diagnosticado diabetes.

Los autores han analizado seis parámetros habitualmente utilizados para monitorizar la enfermedad: la edad a la que recibieron el diagnóstico, el índice de masa corporal, el control del nivel de azúcar en sangre, el funcionamiento de las células productoras de insulina del páncreas, la resistencia a la insulina y la presencia de anticuerpos implicados en la diabetes autoinmune.

Entre las formas graves, hay una asociada a la obesidad que cursa con una elevada resistencia a la insulina y con un riesgo especialmente alto de desarrollar enfermedades del riñón, otra que afecta a personas jóvenes pero que no tienen anticuerpos contra células del páncreas y finalmente la diabetes autoinmune, la que actualmente se corresponde con la diabetes de tipo 1.

El tipo más común de diabetes es una de las formas más leves, que afecta a entre un 39 y un 47 % de los pacientes, en su mayoría personas mayores; mientras que el último tipo, en el que se agrupan alrededor de un 20 % de los diabéticos, se produce principalmente en personas obesas.

Los científicos también han estudiado qué tratamientos se daba a cada grupo de pacientes y han hallado que muchos no estaban recibiendo una terapia adecuada.

Los autores admiten que su trabajo tiene algunas limitaciones, como que no han podido determinar si el tipo de diabetes cambia a lo largo del tiempo. Además, en el estudio solo han participado pacientes escandinavos, por lo que deberá repetirse en otras poblaciones para comprobar si se repiten los resultados.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS