Un pez obeso podría ser la clave para la cura de la diabetes

Un grupo de científicos ha descubierto que existe un animal que podría ayudar a erradicar la diabetes. Se trata del pez tetra mexicano ciego, un animal que no tiene ojos y vive en una treintena de cuevas de México.

Este pez tiene en ocasiones el principal síntoma del diabético, que se traduce en unos niveles de glucosa en sangre muy altos, sin embargo no padece ninguna de sus consecuencias negativas.

En un estudio publicado en la revista Nature, este grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU.) han analizado el metabolismo y el genoma de este animal, y ha averiguado que tiene un gen que le hace ser diabético, en concreto resistente a la insulina, y otros factores que le convierten obeso.

Según Ariel Aspiras, coautor del estudio e investigador en Harvard, "la desregulación de la glucosa normalmente causa un montón de problemas, pero no en este animal. De hecho, parece que él se beneficia de ello". Por su parte, Nicolas Rohner, también coautor del estudio, ha afirmado que "este pez ciego es una gran oportunidad para averiguar cómo algunos animales salen adelante con rasgos que enferman a los humanos".

Según Cliff Tabin, otro de los autores que han participado en la investigación, los hallazgos "abren la puerta a una emocionante posibilidad, la de que este pez tenga otras mutaciones genéticas capaces de protegerle frente a los niveles altos de azúcar en sangre".

El pez tetra ciego es una criatura acostumbrada a vivir en la oscuridad de las cuevas subtropicales del noreste de México. No tiene ojos, porque no hay luz que ver y porque producirlos y mantenerlos cuesta energía, y su piel carece de pigmentos.

Se cree que se guía en la oscuridad usando un sistema de sensores táctiles situado en la llamada línea lateral. El lugar donde vive se caracteriza porque casi toda la comida, algas, gusanos y otros pequeños animales, llega solo en primavera, con las corrientes. Por eso, los autores de este trabajo sospechaban que hay algo en su metabolismo que le permite sobrevivir en esas difíciles condiciones, y por eso le han dedicado años de trabajo.

Los autores de esta investigación han recogido animales de tres cuevas mexicanas distintas, la de Tinaja, la de Pachón y la de Molino, y en trabajos anteriores han concluido que este pez de las cavernas está más gordo que sus parientes de la misma especie que viven en los ríos superficiales. Los subterráneos tienen niveles de oxígeno en sangre más bajos y su tasa metabólica es menor que el de los superficiales. Además, no tienen ritmos circadianos y ahorran así un 27 % de energía.

Cuenta el diario ABC que ahora han averiguado que este pez tiene unos niveles de glucosa en sangre propios de un pez diabéticoy que tienen resistencia a la insulina. El motivo es que tienen una versión alterada de los receptores de esta hormona, y esto dificulta la entrada de glucosa en las células.

Para el pez ciego, y aunque no está muy claro cómo ocurre, la consecuencia es que tiene un apetito insaciable, altos niveles de azúcar en sangre y capacidad de acumular grasa en el cuerpo para sobrevivir en la época de vacas flacas. Lo interesante es que a pesar de tener unos niveles de azúcar en sangre que serían la pesadilla de un nutricionista, estos peces pueden llegar a vivir con salud hasta los 14 años.

Estos peces de las profundidades no muestran el típico síntoma de la glicación excesiva, que ocurre cuando las moléculas de azúcar se «adhieren» a las proteínas de la maquinaria celular e impiden que funcionen correctamente.

Los investigadores han confirmado que este cambio genético contribuye al aumento de peso y a la resistencia a la insulina pero, en realidad, hay más genes detrás de la aparición de los elevados niveles de glucosa en sangre.

Además, la larga esperanza de vida de estos peces ciegos, a pesar de su «diabetes», indica que han desarrollado estrategias que impiden que el azúcar se una a las proteínas y que provoque daños.

Los investigadores esperan que su trabajo anime a otros científicos a investigar en el tetra ciego los mecanismos de la resistencia a insulina, y quizás descubran que en esta cuevas de México hay secretos que puedan hacer la vida de los diabéticos más fácil.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS