Relacionan el dolor asociado a la diabetes con la alteración de la señalización de la insulina

El dolor crónico experimentado por pacientes con diabetes suele relacionarse con el daño a los vasos sanguíneos o al tejido local que rodea las neuronas causado por niveles altos de azúcar en la sangre. Sin embargo, un nuevo estudio ha concluido que, en modelos experimentales, esta hipersensibilidad al dolor proviene de la señalización alterada de la insulina en las neuronas sensoriales del dolor.

El dolor vinculado a la diabetes es difícil de tratar debido a la baja efectividad de las opciones de medicamentos para el dolor neuropático y porque las opciones de tratamiento alternativas como el masaje, el baño o el ejercicio resultan en diferentes niveles de alivio del dolor entre las personas. Lo más importante es que los tratamientos disponibles solo mejoran los síntomas, en lugar de proporcionar una cura duradera.

Las causas subyacentes del dolor inducido por la diabetes aún se desconocen en gran medida; y hasta la fecha, la mayoría de los estudios han utilizado modelos de vertebrados como los roedores para centrarse en cómo la diabetes podría afectar al tejido que rodea las neuronas sensoriales, con un posible impacto en la función de las neuronas. Sin embargo, aún no se ha realizado una investigación más amplia sobre si otros tejidos podrían estar ligados con el desarrollo de síntomas de dolor asociados a la enfermedad.

La teoría actual es que el dolor relacionado con la diabetes es un efecto secundario de los cambios vasculares o la toxicidad de los niveles altos de azúcar en las neuronas. Sin embargo, esta nueva investigación publicada en la revista Disease Models & Mechanisms implica a la señalización alterada de la insulina en las neuronas sensoriales del dolor, mediante el uso de un novedoso modelo de mosca.

Los líderes del equipo de estudio, los doctores Seol Hee Im y Michael Galko, del Centro de Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, han explicado que “solo muy recientemente los investigadores comenzaron a prestar atención a la pérdida de señalización de la insulina en las neuronas sensoriales del dolor”, para añadir que “esta es una brecha que nuestro trabajo ha ayudado a completar: el modelo de Drosophila ha permitido la manipulación específica de tejido de señalización de la insulina y medir los efectos posteriores sobre la sensibilidad al dolor”.

Las moscas de la fruta se han utilizado durante varios años como un organismo modelo para muchos aspectos de la investigación de la diabetes, incluidos los estudios sobre los mecanismos moleculares detrás del mantenimiento de los niveles equilibrados de glucosa y la producción y sensibilidad de la insulina. Además, se han usado para modelar otras complicaciones asociadas a la diabetes, como la enfermedad cardiaca inducida por la obesidad y los síndromes metabólicos.

El modelo de dolor asociado a la diabetes descrito en este documento de investigación es una extensión de los modelos de investigación y análisis de la diabetes de la mosca de la fruta bien establecidos para medir el dolor en larvas de moscas. Sin embargo, las preguntas cruciales planteadas en esta nueva investigación son si la hipersensibilidad al dolor que experimentan las personas con diabetes está vinculada con los defectos en la señalización de la insulina en las neuronas sensoriales, y si este dolor se puede modelar en las moscas de la fruta.

Para responder a estas preguntas, el equipo de investigación utilizó tres modelos diferentes de moscas de la fruta; uno con una interrupción genética de señalización de insulina y dos modelos establecidos de mosca de diabetes tipo 1 y tipo 2. En el primer modelo, los científicos destruyeron una proteína clave de señalización de insulina en tejidos específicos y se sorprendieron al descubrir que la proteína del receptor de insulina funcionaba en neuronas sensoriales del dolor en lugar de en tejidos metabólicos como el músculo y la grasa.

En estas neuronas, la función defectuosa del receptor de insulina causa hiper-activación de las neuronas e hipersensibilidad persistente al dolor. Además, tanto en el modelo genético bloqueado como en el modelo de diabetes tipo 2, el equipo fue capaz de revertir la hipersensibilidad al dolor al aumentar la señalización de la insulina en las neuronas sensoriales.

Según los doctores Im y Galko, la implicación clave de este descubrimiento en el campo de la investigación de la diabetes es que es la simple pérdida de señalización de la insulina en las neuronas sensoriales del dolor lo que conduce al desarrollo de hipersensibilidad persistente al dolor y abre las puertas para futuras investigaciones sobre cómo restaurar la señalización de la insulina dentro de las neuronas sensoriales del dolor como un tratamiento potencial para pacientes con neuropatía diabética.

En el futuro, planean combinar los cribados genéticos específicos de tejido con el modelo de diabetes tipo 2 para averiguar qué genes son necesarios para mantener la hipersensibilidad persistente en las neuronas sensoriales del dolor.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS