Las mujeres que trabajan en turnos nocturnos tienen un alto riesgo de padecer diabetes

Un macroestudio publicado en el British Medical Journal realizado por expertos médicos de tres países (Estados Unidos, China y Australia) ha descubierto que las mujeres que trabajan en turnos nocturnos o tienen horarios poco regulares se enfrentan a un alto riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, hasta el putno de que las mujeres que trabajan por la noche y además llevan un estilo de vida poco saludable, tienen el 78 % de posibilidades de sufrir este tipo de diabetes.

Para elaborar la investigación, los científicos extrajeron datos sobre exactamente 143.410 mujeres sin diabetes tipo 2, algún tipo de enfermedad cardiovascular o cáncer, y las sometieron a cuestionarios sobre sus aspectos médicos, de dieta y de estilo de vida durante intervalos.

Las enfermeras fueron seleccionadas debido a sus turnos cambiantes de día, tarde y noche, algo que sin duda puede alterar sus ritmos biológicos. De manera similar, el factor de estilo de vida poco saludable se definió utilizando cuatro categorías: sufrir sobrepeso u obesidad, haber fumado alguna vez, hacer menos de treinta minutos de ejercicio por día, y una dieta poco recomendable, baja en frutas y verduras y alta en carnes procesadas, grasas trans, azúcar y sal.

Se realizó un seguimiento completo a intervalos de 22 a 24 años y, finalmente, el estudio contabilizó que 10.915 de las 143.410 enfermeras poseían un diagnóstico de diabetes tipo 2.

Aquellas que reportaron un estilo de vida nada saludable aumentaban más del doble las probabilidades de ser diagnosticadas con esta enfermedad; pero también se reparó en aquellas que reunían las cuatro categorías de vida poco saludable y a la vez trabajaban en turnos nocturnos, quienes, evidentemente, poseían un riesgo muchísimo más alto.

Los datos reflejaron que por cada factor negativo, las mujeres de este último grupo y que trabajaban en horarios bastante irregulares aumentaron hasta en 2,83 veces la probabilidad de desarrollar diabetes de tipo 2.

Los investigadores calcularon que el trabajo nocturno rotatorio representaba aproximadamente el 17 % de riesgo, el estilo de vida nada saludable el 71 %, y el 11 % restante la interacción de ambos factores.

"La mayoría de los casos de este tipo de diabetes se podrían prevenir simplemente mediante la adaptación a un estilo de vida saludable, unos beneficios que se podrían notar de mejor forma en los turnos nocturnos", concluye el estudio.

Esta es la primera investigación que aborda ambas categorías -la vida no saludable y el hecho de trabajar de noche- publicado hasta la fecha. Sin embargo, admiten que no se podría aplicar a otros grupos sociales, como los hombres u otros grupos raciales y étnicos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS