Cuando el alcohol afecta a los diabéticos...

Beber alcohol, sobre todo si no se hace de manera moderada, puede tener graves consecuencias para la salud, pero si se padece diabetes, puede llegar a ser peligroso, sobre todo por su aporte calórico, porque puede intervenir en la medicación y porque aumenta el riesgo de hipoglucemias.

 

En todo caso, los expertos afirman que aplicando algunas medidas de prevención y tomándolo de manera moderada, se pueden reducir riesgos en general, algo que se convierte en indispensable en los casos de las personas con diabetes, ya que interfiere de manera directa en los niveles de glucemia en la sangre y puede llegar a ser muy peligroso. Entre los motivos que provoca esta situación destacan:

  • Aumenta el riesgo de hipoglicemias

El alcohol se metaboliza en el hígado, deforma que cuando lo tomamos, el hígado tiene que procesarlo y, para ello, deja de liberar glucosa, lo que puede provocar que los niveles de glucosa en sangre caigan drásticamente con el consecuente riesgo de hipoglucemia, especialmente si la persona con diabetes se inyecta insulina.

  • Puede interferir en la medicación

El alcohol puede hacer que la medicación tenga más o menos efecto, tanto si se trata de insulina como de otros medicamentos orales.

  • Contribuye al aumento de peso

El alcohol es muy calórico, por lo que su consumo regular contribuye al aumento de peso y a la obesidad, que repercuten directamente en el riesgo de padecer diabetes. Además, las calorías del alcohol se almacenan en el hígado como grasa, y esta hace que las células del hígado se vuelvan más resistentes a la insulina.

  • Algunas bebidas pueden elevar la glucosa en sangre

Hay bebidas, como la cerveza, que son ricas en carbohidratos, por lo que su consumo puede contribuir a elevar los niveles de glucosa en sangre.

Los expertos coinciden en que la cantidad de alcohol más segura para las personas que padecen diabetes es cero, pero si por lo que sea se decide tomar alcohol, lo mejor es hacerlo teniendo en cuenta algunas precauciones. Estas son:

  • Nunca tomar alcohol si la diabetes está descompensada o descontrolada
  • No superar una bebida diaria en caso de las mujeres y dos en caso de los hombres
  • Consumir preferentemente bebidas alcohólicas secas, como vino tinto, champán seco… y de baja graduación. En caso de beber alcohol con más graduación, es recomendable mezclarlo con bebidas azucaradas para evitar las hipoglucemias
  • Nunca tomar alcohol con el estómago vacío, acompañándolo preferentemente de hidratos de carbono. Además, es aconsejable beber el alcohol en pequeños sorbos
  • En las personas con diabetes tipo 1 es recomendable que se monitoricen la diabetes más a menudo si van a consumir el alcohol, especialmente antes de tomarlo y hasta 24-36 horas después. Además es importsante hacerlo antes de irse a dormir
  • Advertir a las personas con las que están bebiendo de su diabetes, para que estas puedan actuar en caso de emergencia

Estilo de Vida