¿Como afectan las emociones a la diabetes...?

Una pregunta que suele rondar la cabeza de los diabéticos es hasta qué punto las emociones pueden llegar a influir en un problema de salud como la diabetes; y si experimentar emociones intensas, sobre todo en el caso de aquellas que son negativas, tales como estrés o ansiedad, en el organismo pueden llegar a aumentar los niveles de cortisol....

 

Para explicar esta relación, la farmacéutica Meritxell Martí ha explicado a la revista Hola que “el estrés es una reacción del organismo frente a cualquier situación emocional, frente a una preocupación. Reacciona defendiéndose ante un ataque externo, que puede ser por un exceso de trabajo, problemas emocionales…. Esto va a provocar un estrés. Y nuestro organismo reacciona produciendo más cortisol, la llamada hormona del estrés. Es como si nuestro organismo reaccionara segregando ese cortisol para ponernos en alerta, en defensa. Ese cortisol provoca que aumente el ritmo cardiaco y aumente la frecuencia respiratoria. Esto hace, a su vez, que necesitemos más energía, y nuestro organismo libera azúcar hacia los músculos para que estos estén activos y puedan funcionar. Esto lo hace a través del glucagón, que es la hormona que va a hacer que nuestro torrente sanguíneo tenga más glucosa”.

 Sin embargo, si hay diabetes, la experta confirma que "no se pueden controlar esos niveles de glucosa, va a ser una subida muy alta, y el organismo debería de producir insulina para combatir esos niveles de azúcar tan altos. Si hay diabetes, el páncreas no produce suficiente insulina y puede haber lo que llamamos una hiperglucemia”.

La experta añade que todo esto puede derivar, incluso, en la aparición de una diabetes tipo 2 a largo plazo, si estamos muy estresados, debido a esa reacción tan continua y tan rápida que genera el estrés en los niveles de azúcar, que suben mucho de forma repentina, sobre todo con la edad, cuando nuestro organismo no es tan efectivo para fabricar insulina.

En este sentido explica que “nuestro organismo no va a tener suficiente tiempo de reacción para fabricar insulina y a la larga se puede provocar una diabetes”, para añaidr, como dato curioso, que “este es uno de los motivos que explican, además, por qué cuando se está más estresado tienes más necesidad de azúcar sin darte cuenta a veces. Necesitas un aporte de azúcar extra al organismo. Este es otro motivo que puede hacer que engordemos”.

De esta manera queda claro que cuando nuestro organismo detecta una subida de cortisol, entiende que necesitaremos más energía, por lo que libera glucosa en sangre; y esto nos sucede a todos, tanto a los diabéticos como a los que no lo son, aunque los segundos no tienen por qué preocuparse, pues consiguen regular estos niveles de glucosa y mantenerlos en valores óptimos, sin que la subida sea perceptible.

La explicación es que su organismo la metaboliza según se produce, se regula, y mantiene los valores habituales sin mayor problema; mientras que en el otro extremo están los diabéticos, que son quienes deben estar alerta, ya que estos no consiguen regular esta subida de glucosa en sangre, y pese a que su origen no tiene que ver con la alimentación, experimentan los mismos síntomas que si la hubieran ingerido, pues los riesgos de este exceso de glucosa en sangre son los mismos.

Por estos motivos, las personas diagnosticadas de diabetes deben estar alerta, ya que sí existe una relación entre el estrés y subida de glucosa., por lo que si una persona con este problema vive con un estrés continuo, esto puede acabar siendo perjudicial para su salud.

A esto habría que añadir que existen alteraciones mentales que pueden provocar o agravar síntomas aparentemente físicos, lo que se conoce como somatización, que no es más que la expresión a nivel corporal de un malestar psicológico o una señal de alerta de nuestro cuerpo para indicarnos que es incapaz de soportar por mucho más tiempo el malestar psicológico que nos afecta, y que necesitamos ponerle freno cuanto antes.

Para controlar el estrés es fundamental llevar un estilo de vida equilibrado que nos permita cuidar nuestro bienestar emocional, para lo que podemos aplicar algunos consejos como:

  • Expresa tus emociones desde la asertividad, ya que no es bueno reprimir las emociones y no expresarlas abiertamente
  • Escucha a tu cuerpo volviendo a conectar con tus emociones, para lo que tendrás que prestar atención a tu mente cuando estás triste, ansioso o enfadado, pero también cuando te duele la cabeza o te sientes fatigado
  • Disfruta más del momento presente, por lo que debes aprender a disfrutar y a desarrollar una conciencia plena que te permita estar aquí y ahora
  • No dejes que el malestar emocional o las tensiones se acumulen en tu interior, y se es necesario, busca ayuda profesional antes de que el problema tome forma en tu mente

 

Estilo de Vida